TRANSFORMANDO LA DESVINCULACIÓN EMOCIONAL EN COMPROMISO

g110

Transformar la desvinculación emocional de los colaboradores en compromiso hacia la empresa, no es en lo absoluto sencillo, ni inmediato. Comienza con la comprensión del rol que personas talentosas, motivadas, comprometidas e implicadas ejercen sobre la salud del estado de resultados, la competitividad, la capacidad para innovar, y la productividad.

Antes que reducir los costes de gestión para mitigar temporalmente los efectos perversos de la crisis sobre empresas con visión de muy corto plazo, es pertinente apostar no a la mera, satisfacción de las personas, sino a a su bienestar y compromiso.

Una función de Recursos Humanos con suficiente influencia estratégica habrá de asumir el liderazgo en la gestión de un proyecto de transformación empresarial, cuyo centro de gravedad es su recurso más caro y preciado, su gente.

Esbocemos sucintamente 10 posibles iniciativas para justificar la intervención de Recursos Humanos en el rescate de personas emocionalmente desvinculadas de su empresa.

  1. Definir catálogos de competencias, caracterizar los roles claves, e identificar los talentos donde cada persona pueda desplegar su mejor aporte. Diseñar planes formativos con particular énfasis en competencias relevantes para la estrategia de la organización.
  2. Con el apoyo decisivo de la Dirección General, asumir la gestión del sistema de comunicación corporativo, segmentando a través de tecnologías sociales, las campañas de comunicación para adecuarlas a las necesidades y expectativas de diferentes audiencias.
  3. Participar en la revisión y análisis de la misión, visión y valores empresariales vigentes. Ajustarlos de ser necesario, e iniciar campañas agresivas de comunicación, donde se evidencie que los atributos de la cultura son efectivamente modelados por los líderes empresariales.
  4. Colateral a las encuestas salariales, de clima y de compromiso, aplicar analíticas de datos de última generación para detectar anomalías en el clima organizacional y/o en el compromiso de la gente, que pongan en riesgo su bienestar e implicación.
  5. Favorecer la creación de entornos personalizados de aprendizaje, con el soporte de tecnologías sociales y el apoyo de líderes influyentes.
  6. Potenciar los niveles de satisfacción y compromiso de los colaboradores ampliando los planes de conciliación, con la introducción de horarios flexibles y dinámicas de trabajo remoto, ahora posibles con la proliferación de aplicativos en la nube, tecnologías sociales y dispositivos móviles.
  7. Servir de apoyo en el diseño e implantación de ambientes cálidos y abiertos de trabajo, que promuevan la diversidad, fomenten la gestión de personas en red, favorezcan el libre contraste de ideas, y faciliten el aprendizaje acelerado.
  8. Apalancarse en nuevas prácticas de Gestión del Talento y Desarrollo Organizacional, para desmontar las dinámicas de mando, control y obediencia ciega, que inhiben el despliegue efectivo de equipos de alto rendimiento. Favorecer la concreción de una nueva arquitectura empresarial con tendencia a conformarse en red, y donde primen interacciones basadas en la confianza, la camaradería y la reciprocidad.
  9. Formar a los líderes empresariales en prácticas de Inteligencia Emocional, Mindfulness y Psicología Positiva, con el objetivo de humanizar los ambientes de trabajo, instigar un sentido de propósito en su gente, y facilitar la concreción de entornos personalizados de aprendizaje en equipos de alto rendimiento.
  10. Asumir la gestión de la cultura empresarial y de los procesos de gestión del cambio organizacional, para transformar la potencial desvinculación emocional de los colaboradores en compromiso real y efectivo hacia la empresa.

El compromiso de las personas no se compra, ni se negocia, ni se decreta. Es una decisión personal, donde cada quien decide si tiene o no sentido apasionarse por un trabajo con propósito, vincularse emocionalmente a una empresa con valor sentimental, o derivar un sentido significativo en el rol que se asume en la organización.

Si creamos las condiciones para que el trabajo tenga sentido, se promueva la autonomía de las personas, ofrezca interesantes oportunidades de desarrollo, y represente un importante significado para la empresa, para la sociedad y para el individuo, estaremos creando las condiciones para construir empresas más saludables, rentables y competitivas.

AUTOR: Octavio Ballesta

Fuente: http://talentoenexpansion.com/2014/10/20/transformando-la-desvinculacion-emocional-en-compromiso-hacia-la-empresa-las-preguntas-relevantes/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *