Ser un emprendedor u operar un negocio involucra aceptar un riesgo. Los directores de empresas todo el tiempo están expuestos a dos tipos de riesgos: el riesgo financiero y el empresarial; este último implica al capital más importante: El Recurso Humano que sigue siendo su principal activo, por tal razón me enfocaré en la necesidad de atraer y reclutar colaboradores que estén apegados a uno de los principios de toda institución, la Honestidad.
Las empresas se esfuerzan cada vez más en lidiar la impredecibilidad del comportamiento humano que se traduce en la “normalización” de conductas indebidas, como por ejemplo la divulgación de información confidencial o las negociaciones que se dan por debajo de la mesa; es cierto, muchas organizaciones cuentan con sistemas sofisticados para controlar los riesgos, pero su capacidad para reaccionar rápidamente a los incidentes y voluntad para aprender de la experiencia a veces se torna débil.

 

eab7ec69 1ce5 4d7b 8c03 c2c04e1cb7cf - Riesgo Empresarial: Contratar personal con la intuición

 

Principalmente hay que sensibilizar y/o identificar qué tipo de eventos van en contra de los valores de la empresa que afecten la operación del negocio ya que sin ellos no podremos medir los factores de riesgo de las áreas más vulnerables, es decir, minimizar toda clase de actos ilícitos que generen pérdidas en la ejecución de las tareas que cada colaborador realiza.Seguido de esto, lo que nos compete es proteger los valores empresariales, los cuales son tareas que a muchos les es difícil manejar por falta de ciertos recursos, pero es una actividad que no hay que echar en saco roto porque puede llevar a errores estratégicos en el vértice de la operación, la experiencia nos indica que entre el 56-60 % de los casos, los autores de los fraudes cometidos corresponden al personal interno de la organización y que el 72 % de los delitos económicos se producen al encontrar una oportunidad, por ello es de vital importancia mantener al enemigo lejos de la operación e impulsar una cultura de Honestidad dentro y fuera de su empresa, previniendo así las conductas anti-productivas en contra de los valores que impacten en su negocio. Pero, ¿cómo proteger las áreas más expuestas a fraudes?

 

Dentro del proceso de RR.HH., implemente en la fase de evaluación un sistema que detecte el engaño con un alto porcentaje de precisión, basado en temas relevantes que lo guíen a conocer actitudes concretas, que esté sustentado en estudios científicos y no por la intuición, controle cada proceso en las áreas más recurrentes en actos deshonestos, supervise a sus colaboradores que controlan los procedimientos de la compañía cumpliendo las políticas de su área, asimismo, fortalezca la ética laboral en su empresa y por último, promueva una cultura de honestidad 360 con sus colaboradores.

 

d46624d5 5540 46c5 852e 17ce492c3bee - Riesgo Empresarial: Contratar personal con la intuición

Es imprescindible comentar que toda prueba de honestidad que evalúe comportamientos predictivos o hechos pasados no tienen correlación una con otra ya que lo que miden son reactivos diferentes respecto a las tendencias, conductas o temas relevantes, la gran mayoría examina actitudes sobre la ética de la persona, otras, hechos pasados medidos a través de los cambios o reacciones fisiológicas. Lo que sí es concreto es que amplían la información de los candidatos en un proceso de selección, sin embargo, no son un factor decisivo en la contratación sin dejar a un lado la entrevista para ahondar con el candidato o colaborador información acerca de sus hábitos de pensamiento.

En definitiva, dependerá de las gerencias de las empresas fomentar una conducta de seguridad entre los empleados y futuros colaboradores que se integren a las políticas empresariales.

Para mayor información y dudas en el tema, me pueden escribir al correo: jasoto@hrcenter.com.gt

 

Juan Armando Soto-Ruiz, Recruitment Brand Manager

 

cfa814ee dcf0 4b59 a4bb 3000f455503b - Riesgo Empresarial: Contratar personal con la intuición